domingo

LUCHA INCANSABLE

Te pido por favor Cerebro que dejes de recordar. Haces daño al Corazón, y aunque él nunca te haga caso, no es bueno ni para él ni para mí.
Te pido que no recuerdes ni detalles bonitos, ni recuerdos feos, limítate a pensar en otra cosa... números, ecuaciones, poesía, lo que quieras, pero no en él. Aún es pronto. Cuando todo esto pase, podrás rememorar detalles bonitos, aunque escasos, que tuvo, siempre sin olvidar lo mal que se portó. Aprendiendo de los errores.

NO RECUERDES; LIMÍTATE A SOÑAR.

24 comentarios:

  1. bien dicho, no recuerdes...tú limítate a soñar (siempre con los pies en la tierra :P)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo deberia pedirle a mi cerebro lo mismo.

    Gracias por firmarme el blog. Un besito

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, qué lucha la nuestra con nuestros cerebros!
    Siempre se tienen de acordar de lo menos oportuno. Yo siempre estoy peleada con el mío, porque por mucho que le diga que se olvide de ciertas cosas, él nunca me hace caso; y encima, me las recuerda en el peor momento. Al final una siempre tiene que acabar llorando.
    ¡Malditos cerebros!

    Muchos besos de luz primaveral para ti. ¡Tu blog me ha enamorado!

    ResponderEliminar
  4. a mí, después de un día de trabajo largo larguísimo, acabo de cerrar el libro ahora, no me quedan fuerzas para ná, pero encontré algo que me gustó mucho:
    http://www.youtube.com/watch?v=BpoHqulinG4

    es lindo verdad? :) un beso muy grandeeee

    ResponderEliminar
  5. solo el tiempo sana estas heridas mientras tanto procura llenar tu tiempo con cosas que te distraigan
    suerte
    salu2

    ResponderEliminar
  6. Yo me acuerdo de ese ser con tan solo mirar el cielo!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta eso que escribiste & tu blog !
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  8. Eso es difícil, pero bueno, espero que puedas lograrlo. Los recuerdos siempre son buenos, amiga, solo debes aprender a vivir con ellos.

    Buen blog!

    ResponderEliminar
  9. Ojala el cerebro escuchase al corazón, no siempre, pero por lo menos Hoy.

    ResponderEliminar
  10. El cerebro debería entender que nuestro corazón necesita un período para que los recuerdos dejen de doler, hasta que ya no sean tan recientes y podamos aprender a vivir con ellos :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Vaya preciosidad de texto, escribes genial (:

    ResponderEliminar
  12. Te dejo unas palabras de Paulo Coelho, espero que te sirvan, como a mí, para abrir los ojos y seguir adelante. Y te animo a que lo leas en esos momentos en que todo se vuelve gris, casi negro.

    Cerrando Círculos.

    "Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

    ¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

    No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

    Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

    Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

    Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...

    El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú... Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

    La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

    Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

    Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

    Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

    Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!"

    ResponderEliminar
  13. Te dejo unas palabras de Paulo Coelho, espero que te sirvan, como a mí, para abrir los ojos y seguir adelante. Y te animo a que lo leas en esos momentos en que todo se vuelve gris, casi negro.

    Cerrando Círculos.

    "Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

    ¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

    No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

    Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

    Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

    Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...

    El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú... Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

    La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

    Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

    Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

    Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

    Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!"

    ResponderEliminar
  14. ¡Simplemente me encantó! ♥ Me sentí re identificada, y me gustó la manera en que lo plantesate. Me gusta como escribís, soy tu nueva seguidora ^^

    ResponderEliminar
  15. Solo deja el pasado donde debe estar...
    Mucha suerte, excelente entrada.

    ResponderEliminar
  16. Ojalá pudiera decirle a mi cerebro que dejar de ser tan "cerebral" y dejara en paz a mi corazón... Pero está en su naturaleza... Hay que vivir con ello...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. La verdad es difícil cuando tenemos que pasar por etapas como estás. Debemos olvidar a las personas que tanto amor que dedicamos. Pero como dice sabina no hay amor sin espinas y creo que el tiempo es nuestro mayor aliado.
    Gracias por pasar por mi blog y dejar tu huella. Es la primera vez que entro al tuyo y la verdad me pareció muy interesante (te sigo). Igualmente puse un enlace en mi sitio para saber cuando actualizas de esta manera es más fácil el perticipar y comentar cada entrada. Saludos y felicitaciones por tu blog.

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. sabes, muchas veces le pedimos a nuesta mente que aleje todos aquellos recuerdos de nosotros, pero: RECORDAR ES VIVIR... no somos nada sin los recuerdos
    sé que es doloroso... pero hay que aprender a darle tiempo a nuestra cabeza y corazón para que el recuerdo no nos lastime más
    así que no comas ansias por olvidar, porque mientras más lo hagas menos podrás...
    espero que todo te vaya bien
    y ANIMOS :)
    cuidate
    mil besos

    ResponderEliminar
  19. SJ. sale genial en la foto de tu perfil,

    (beso
    y
    galletas de limón)

    ResponderEliminar
  20. Gran entrada, y pasará del todo cuando se mentalize de que está así mejor sin él. Que todo pasa por alguna razón.
    un beso (:

    ResponderEliminar
  21. Si, cuando las cosas estan recientes...no conviene pensar demasiado en ello.

    Gracias por pasarte ;)

    Muá

    ResponderEliminar

Desahógate escribiendo :)