domingo

17

Mentiría si dijera que el 2016 ha sido mi año.
Empezó de ensueño pero se fue torciendo conforme llegaba el calorcito y se torció más y más mientras volvía el frío.
Aún así he hecho cosas de las que me siento orgullosa.
En febrero hice una carrera para la que llevaba tiempo entrenando, la de más distancia nunca, y me encantó. Casi inmediatamente después dejé de correr, así funciona la mente... asi que este año me prometo volver.
Encontré mucho amor y di mucho amor a personas a las que quiero y que quedan para siempre conmigo, aunque no se hable tanto como antes ni se beban tantas cañas entre risas, siempre estaré aquí para vosotros.
Le di la oportunidad a un peludito de vivir cómodamente en una casa y ser mi compañero de vida. Adoptar a mi gato es una de las mejores cosas que he hecho. Ahora somos un equipo. Aunque no pueda sacar de las perreras a todos los animales que me gustaría  (todos), me propongo ser voluntaria y ayudarles como pueda.
Quiero luchar por nuestro planeta, que lo estamos matando. Quiero luchar por los animales que no tienen voz pero sí sentimientos. Para hacer ambas cosas a la par, quiero dejar de comer productos que provengan de cualquier tipo de animal y quiero dejar de consumir productos para la fabricación de los cuales haya tenido que sufrir algún animal.
Quiero reir hasta que duela, viajar crecer.
Quiero (necesito) sacar gente tóxica y dejar sitio para gente nueva que me permita ser yo sin limites. Al completo.
Quiero retomar el contacto con viejos amigos.
No quiero la excusa de "no tengo tiempo".
Quiero
...

1 comentario:

  1. Es un buen balance. Yo también adopté a mi amado gato el 2016, es una de las cosas más reseñables del año (L).
    Feliz año!!

    ResponderEliminar

Desahógate escribiendo :)